Santuario Virgen de la Esperanza

Oracion

 

imagen seccion

ORACIONES A NUESTRA SEÑORA DE LA ESPERANZA

1. Oración jubilar. María, tú eres la Madre de la Esperanza. Creíste que la palabra de Dios se cumpliría en ti y en todas las criaturas. Esperaste la realización de las promesas. Amaste a Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu ser. Te dejaste modelar por Él. Desde tu Asunción a los cielos eres fuente de esperanza para la Iglesia, que contempla realizado en ti lo que un día espera alcanzar para todos sus hijos. Escucha hoy nuestras súplicas por el Santo Padre Benedicto XVI y por toda la Iglesia, ampáranos bajo tu manto y ayúdanos a crecer en la esperanza. Que tu protección maternal se extienda a todas las mujeres embarazadas, a los niños, a los más débiles, a los enfermos, a los que sufren. Amén.

2. Poesía de Dante Alighieri.

Virgen Madre, hija de tu Hijo,

la más humilde y alta de las criaturas,

término fijo del eterno consejo,

Tú ennobleciste la naturaleza humana hasta tal punto

que su hacedor no desdeñó hacerse su hechura.

En tu vientre prendió el amor,

por cuyo calor, en la eterna paz

germinó esta flor.

En el cielo eres faz meridiana de caridad

y abajo, entre los mortales,

fuente viva de esperanza.

3. Oración por los padres. Bendita seas María, Virgen y Madre, el Señor te llenó de gracia y alegría en la dulce espera de Jesús. Te rogamos por los esposos que desean el don de un hijo, ayúdalos en esta esperanza y a apoyarse en el camino de la vida. Da paciencia y generosidad a los padres en el cuidado de sus hijos. Acuérdate de los que han abierto su corazón a la adopción, mantenlos en la alegría de su generosidad. Manifiesta tu ternura maternal especialmente a los que se sienten solos y tristes. Haz nacer en sus corazones la esperanza. Amén.

Oración de las mujeres embarazadas. María, Madre del amor hermoso y de la esperanza, tú que llevaste durante nueve meses en tu vientre al Hijo de Dios, atiende hoy las súplicas que te hago. En mi interior una nueva vida está creciendo: un pequeño que traerá alegría y gozo, inquietudes y temores, esperanzas y felicidad a mi hogar. Cuídalo y protégelo mientras yo lo llevo en mi seno. Y que, en el feliz momento del nacimiento, cuando escuche sus primeros sonidos y vea sus manos chiquitas, pueda dar gracias al Creador por la maravilla de este don que Él me regala. Que, siguiendo tu ejemplo, pueda acompañar y ver crecer a mi hijo. Ayúdame e inspírame para que él encuentre en mí un refugio donde cobijarse y un modelo de vida cristiana.

Además, dulce Madre mía, fíjate especialmente en aquellas mujeres que enfrentan este momento solas, sin apoyo o sin cariño. Que puedan sentir tu cercanía y que descubran que cada niño que viene al mundo es una bendición. Nuestra Señora de la Dulce Espera, dales tu consuelo y valor. Amén.

 
  • .
Enlaces

Icono SeccionesVer todas las secciones

Pulse aquí para volver a la página de inicio

.

Valid XHTML 1.0 Strict

Santuario Nuestra Señora Virgen de la Esperanza - Calasparra - Murcia